Cuando Luisa Czeczelski comenzó a asistir al Projari – Associação Beneficente São José -, en Guaíba-RS, Brasil, y sólo tenía cinco años, nunca imaginó que las melodías escuchadas en las clases de violín guiarían su elección profesional, transformando su vida.

Imagen facilitada por la propia Luisa.

Sin pretenderlo, comenzó a conocer en la práctica la esencia de un proyecto social que ya estaba presente en su vida cotidiana por algunas razones: su familia tiene una fuerte relación con el proyecto, su madre actúa como voluntaria, y Luisa vive en la región, facilitando el acceso a la información sobre la institución.

El Projari nació en 1987 para actuar en favor de las comunidades necesitadas de Guaíba, utilizando diversas iniciativas como herramientas para la formación integral del ser humano. Hace 35 años es referencia en el desarrollo de niños y adolescentes promoviendo diversas actividades socioeducativas, artísticas, informativas, culturales, profesionalizantes y de ocio en forma de cursos y talleres.

Un verdadero ejercicio de ciudadanía -la base del trabajo realizado por la institución sin ánimo de lucro- que también proporciona alimentos a los participantes y a los familiares y cuenta con el apoyo de una red de voluntarios y empresas

Inclusión social con acordes musicales

En Projari, los estudiantes pueden participar en hasta tres talleres semanales de la misma modalidad. Más que técnicas, las clases de los cursos se complementan con acciones enfocadas a la formación humana integral, que incluye la atención a las dimensiones físicas, cognitivas, psicológicas y emocionales.

Así, cuando un alumno entra, por ejemplo, en las clases de violín, viola, violonchelo, percusión, musicalización, canto, flauta, etc., desarrolla aptitudes musicales (instrumento, canto, percepción y lectura musical) y habilidades como la disciplina, la concentración, el razonamiento lógico, el rendimiento y el ingenio.

Así ocurrió con Luisa, que empezó a recibir clases de violín por el incentivo de una amiga y acabó enamorándose de este universo.  Tiempo después, optó por sumarse a otro proyecto del área cultural y, por supuesto, del mundo de la música: la Orquesta de Projari, que nació en 2013 y ha atendido, hasta la fecha, a unos 800 alumnos del curso, además de presentarse en eventos en la ciudad de Guaíba, entre otros.

Un sueño que se sueña juntos se convierte en realidad

Aún enfrentando las incertidumbres de tener la música como profesión, Luisa fue dibujando su sueño siempre con el apoyo de la familia, permaneciendo como estudiante en Projari hasta que cumplió 18 años, cuando decidió ir a la universidad de música.

Imagen facilitada por el proprio Projari.

Este logro se hizo realidad en 2021, cuando entró en la universidad. Debido a la pandemia, primero pasó en una universidad fuera de la capital, pero cuando se abrieron las inscripciones para el vestibular de la Universidad Federal de Rio Grande do Sul, que era su sueño, no lo pensó dos veces y volvió a tomar el vestibular.

Hoy, Luisa está terminando el tercero de los ocho semestres para obtener la licenciatura en música, consagrando la trayectoria nacida en Projari, que despertó el talento de la ahora profesora de violín del proyecto social. Aceptó la invitación después de que la institución se enterara de que había entrado en la universidad.

“Todo me dirigía, nunca pensé en enseñar, pero quería trabajar, así que empecé por casualidad a dar clases particulares de violín y, para mi sorpresa, me di cuenta de que tengo el don de la enseñanza”, comenta con la certeza de que la música nunca abandonará su camino. Al fin y al cabo, los objetivos futuros son: hacer un máster, un doctorado, seguir en el ámbito académico, hablar de música, investigar las raíces musicales y ¡mucho más! 

Pero sobre todo, quiere seguir ayudando a la gente a través de la música, perpetuando la semilla de un proyecto social que no puede estar más en sintonía con el propósito de hacer realidad los sueños.

TKE apoya varias iniciativas de Projari, a través de la Ley de Incentivos Culturales, una asociación de larga data, incluyendo la Orquesta y, más recientemente, las iniciativas en el área deportiva de la institución. Todos señalan caminos con más oportunidades para los estudiantes que, saliendo o no como profesionales, se convierten en ciudadanos preparados para un futuro mejor.

Related Post

Deixe um comentário

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>